Dennō Coil | Matrix versión Ghibli

Ahora que comencé un blog, decidí echarle un vistazo a mi interminable lista de pendientes y después de un cuidadosa y delicada selección (fue la primera que salió) ésta singular serie resultó ser la indiscutible ganadora.


Sinopsis

En un futuro no muy lejano, la tecnología ha avanzado a un punto en el que es posible estar conectado permanentemente a la red gracias a unas gafas, las cuales permiten al usuario interactuar directamente con el ciberespacio. La ciudad pionera en esta revolución tecnológica es Daikoku, a donde Yuko Okonigi acaba de mudarse. Tras unirse a la “agencia de detectives” de su abuela, Yuko comenzará a sumergirse en este fascinante mundo virtual para descubrir sus misterios.


  •  Título: Dennō Coil
  • Género: Ciencia ficción, aventura, drama, misterio.
  • Director: Mistuo Iso
  • Año de emisión: 2007
  • Estudio: Madhouse
  • Episodios: 26

Opinión

Por dios… ¡Quiero esas gafas! ¿Cuáles google glass? ¡Estas son LAS gafas!

Bueno, ya. Pongámonos serios (¡Ja!). La verdad es que no sabía muy bien qué me esperaba de ésta serie, pero definitivamente no estaba dentro de mis expectativas que terminara convirtiéndose en una de mis favoritas. No creo tener suficiente vocabulario para escribir una opinión decente sobre Denno Coil y lo único que puedo decir concretamente es que, a mi parecer, es el anime que mejor maneja el concepto de realidad virtual y que ¡Quiero unas de esas gafas!

Tengo que admitir que, como discapacitada tecnológica que soy, me costó un poco seguirle la pista al principio, sobre todo por la enorme cantidad de términos que manejan, pero gracias a que Yuko Okonogi, la protagonista, tampoco está muy versada en todo lo que tenga la palabra ciber, vamos aprendiendo con ella.

El escenario que nos presentan es simplemente alucinante, una fusión entre la realidad y el ciberespacio cuya frontera son estas simples y fabulosas gafas (que al parecer funcionan con energía solar o algo, porque nunca se quedan sin batería) que ofrecen infinidad de posibilidades; desde tener una cibermascota como el adorable Densuke, innumerables gadgets virtuales que se consiguen intercambiándolos por metabugs (una cibersustancia pseudoilegal que los niños utilizan como moneda) y hasta la aterradora posibilidad de que tu alma quede atrapada “en el otro lado”.

Y como éste ciberespacio ya tiene sus buenos años existiendo, también cuenta con un amplio catálogo de leyendas urbanas, de esas que encantan a los niños y dejan indiferentes a los adultos. Sin mencionar a un antivirus gigante que gusta de estropear la diversión atacando a las mascotas y persiguiendo aquellos gadgets con los que los niños hackean.

Los protagonistas son un variopinto grupo de niños de primaria que se dedican a vivir el día a día inmersos en éste ciberespacio, investigando las ya mencionadas leyendas urbanas que lo rodean. A mi parecer, Denno Coil consigue plasmar lo que a muchas otras series les cuesta trabajo: que los niños se comporten como niños (con alguna que otra excepción). Nada de mocosos comportándose como adultos, aquí los niños juegan por el barrio, forman sus clubes, se retan entre ellos, se saltan las reglas, tienen pruebas de valor, hacen berrinches, se pelean y se contentan como si nada y sienten curiosidad por cosas que a los adultos les tiene sin cuidado.

Aunque eso no quiere decir que el drama quede fuera; de hecho hay drama del bueno (que hace a la serie aún más atractiva para mi gusto) y tiene sus correspondientes episodios lacrimógenos. Al igual que su buena dosis de comedia, una pizca de romance ¡Y hasta tiene terror! (Los episodios de Michiko-san y el portal me sacaron uno que otro susto). Todo absolutamente bien llevado.

Come little children…

Los primeros capítulos pueden parecer autoconclusivos, casi un slice of life de ciencia ficción, pero siempre se queda algún pequeño misterio por resolver que va agrandando cada vez más la bola de nieve hasta que en los capítulos finales la trama es tan compleja, oscura y conspirativa que parecería que te estás viendo Matrix versión Ghibli. Porque la animación y el diseño de personajes recuerda bastante a la casa de Totoro.

La serie va atenuando poco a poco la delgada línea que separa lo real del ciberespacio y, como en toda buena serie que contenga realidad virtual, te pone a filosofar (¿A quién no le gusta filosofar?). Te hace preguntarte la diferencia entre lo virtual y lo real, qué tanto puede dañarte lo que crees que no existe y todo lo que eso implica, e incluso capítulos que parecerían no tan importantes tienen sus buenas moralejas y escenas desgarradoras que tocan alguna fibra sensible. (Vaya, si hasta el capítulo de recuento estuvo bueno).

En realidad no puedo encontrarle ningún fallo a ésta serie. Todos tienen sus buenos momentos. Megabaa es simplemente genial, Densuke es a-do-ra-ble, mi consentido inesperadamente fue Daichi y hasta terminas cogiéndole cariño a Satchi, aquel antivirus que comienza como antagonista; todo muy bien acompañado de un soundtrack completamente a la altura. Me encantó, tiene de todo y definitivamente se consiguió un puesto en mi Hall of Fame.

Densuke RULES!!


Puntuación 

10

Cinco conejos grandes y gordos.

Anuncios

Comenta y haz feliz a un conejo bebé

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s