La Larga Marcha

Otra de mis primeras veces, en ésta ocasión de la mano de Stephen King disfrazado de Richard Bachman, pseudónimo con el que publicó éste libro (y algunos otros).


Sinopsis

Una inquietante novela futurista donde la realidad supera a la fantasía más terrorífica. El escenario: una sociedad ultraconservadora que ha llevado al paroxismo sus rasgos más perversos, dominada por un estado policial. El acontecimiento: la más extraordinaria competición deportiva, una agotadora marcha a pie donde un resbalón puede ser el último. Los competidores: cien adolescentes elegidos por sorteo y decididos a pasar sobre los cadáveres de sus compañeros para llegar a la meta. El premio: fama y fortuna para el ganador, es decir, para el único superviviente…
Solo uno será el triunfador.
Los 99 restantes morirán.


  • Título: La Larga Marcha
  • Autor: Richard Bachman
  • Año: 2012 sexta edición (1979)
  • Editorial: DeBolsillo

En lo personal, yo tenía la idea de que el maestro King sólo escribía historias de terror, y ya que mi tolerancia al miedo es prácticamente nula había pasado un poco de sus libros. Sin embargo, después de animarme a dar el primer paso con éste, a mis ojos La Larga Marcha entraría más bien en la categoría de las distopías juveniles (tal vez con un poco de terror psicológico) que tanto han pululado últimamente, con la mención especial de que éste libro fue creado mucho antes que los ya conocidos Juegos del Hambre, Divergente, The Maze Runner y un largo etcétera y bien podría haber servido de inspiración para todos ellos. Es más, me enteré que ésta fue la primera obra que King escribió, mucho antes de la famosa Carrie, durante sus años de universidad. Lo que significa que al parecer éste hombre nació siendo un maldito genio.

Como bien dice la sinopsis, el escenario nos presenta a E.E.U.U. en un futuro no muy lejano con una sociedad reprimida por el mandamás, que en éste caso parece ser el poder militar, con un Comandante que es venerado y temido por todos (que deja un ligero regusto al Big Brother de Geroge Orwell), ese que le da un rostro al gobierno, ese que todo lo ve y con el que debes estar de acuerdo o vendrán los escuadrones por ti para darte una lección de la que muy probablemente no saldrás vivo; mientras que La larga Marcha es presentada como la atracción del año, el evento deportivo comparable con las olimpiadas de nuestros días, televisado y con su respectiva multitud ansiosa por ver a los competidores cayendo uno a uno y dispuestos a apostar grandes cantidades de plata por su favorito.

El argumento nos coloca en la piel de Ray Garraty, un adolecente de dieciséis años que, al igual que los otros noventa y nueve competidores, resultó seleccionado para éste mortal maratón, en donde el ganador obtendrá fama, fortuna y todo cuanto deseé, mientras que el resto de perdedores serán rematados a balazos en plena carretera recibirán un muy particular pasaporte de salida  en cuanto incumplen alguna de las normas, de entre las que destacan dejar de caminar, aminorar la velocidad mínima o desviarse del camino permitido. Así es, aquí no se matarán entre ellos, simplemente tendrán que caminar hasta morir, porque la Marcha no finaliza hasta que quede un solo marchador. Lo que significa que, mientras más marchadores caigan, menos tendrás que caminar tú.

El maestro King (es que después de leerlo no puedo sino llamarlo así) consigue que te metas completamente en la historia, como si una mano invisible saliera de las páginas, te agarrase del cuello y te metiera de cabeza en el libro, convirtiéndote prácticamente en un competidor más. Caminas con los otros cien chicos, sientes el dolor, el frío, el calor, el miedo, el cansancio, la impotencia, la injusticia, te vuelves amigo de ellos (o enemigo, porque también los hay) y sufres por tener que pasar por encima de ellos cuando el momento les llega.

Claro que, como en todo argumento distópico que se precie de serlo, las criticas sociales no se hacen esperar. Pedrada tras pedrada contra el sistema represivo, los medios de comunicación, la influencia que tiene la sociedad en el individuo y el morbo de la misma  por el sufrimiento.

—Naturalmente que son unos animales. ¿Crees que has hecho un gran descubrimiento? A veces me sorprende lo ingenuo que puedes llegar a ser […] Ellos son animales, de acuerdo, pero ¿por qué crees que eso nos convierte a nosotros en seres humanos?

Aunque en realidad todo esto solo se deja ver en tenues pinceladas gracias a las conversaciones que tienen los muchachos en su intento de no perder la cordura mientras caminan y caminan. Nunca queda claro en qué época se desarrolla, ni quién es a ciencia cierta el famoso Comandante, ni los escuadrones, no te dejan saber la finalidad de La Larga Marcha, ni qué carajos fue lo que ocurrió para que el país terminase así (me parece que alguien lo llega a mencionar como El Gran Cambio). Porque aquí lo que el autor parece querer destacar no es eso, sino que prefiere enfocarse en la Marcha; no habrá un antes o un después, solo tendremos la Marcha, acompañada, claro, por el desgaste físico y el inminente desmoronamiento psicológico que van sufriendo poco a poco los competidores.

—Es como pasar una caja de galletas por un tamiz, Garraty. Las migajas caen muy aprisa. Después, los trozos pequeños se deshacen y caen también. Pero las galletas enteras… Las galletas enteras tienen que deshacerse migaja por migaja.

Es que llenar más de 300 páginas con un montón de chicos haciendo nada más que caminar parece no dar para mucho, pero con el amplio catálogo de personajes, cada uno con una historia detrás, incluso hubiese dado para un poquito más. El cínico y filosófico McVries, el simpático Baker, el hdp Barkovitch, el errante Olson, el misterioso Stebbins, el adorable Scramm e incluso el propio Garraty le quitarán el aliento a cualquiera más de una vez. Advertencia: No conviene mucho encariñarte con alguno por obvias razones. McVries, te amo.

Claro que todo lo veremos desde el punto de vista del ya mencionado Ray Garraty, pero no por eso los profundos debrayes, los análisis psicológicos que se avientan sobre la vida y la muerte y las razones que llevaron a los otros a competir se quedan atrás.

—¡Vamos, chicos! —intervino McVries. Se había recuperado por completo y volvía a hacer gala de de su naturaleza sarcástica —¿Por qué no arregláis vuestras diferencias como caballeros? El primero al que le vuelen la cabeza tiene que pagarle al otro una cerveza.

Si alguna pega le puedo poner sería el final, ya saben, con sus respectivos spoiler, así que si no te gusta que te estropeen el final omite éste pequeño párrafo. Tiene un final apresuradamente abierto, que más que cerrar el ciclo te deja con la sensación de que la historia fue cortada abruptamente y que te vendieron el libro sin las páginas finales; de esos que obligan a cada lector a tener su propia interpretación del desenlace. A mi gusto le hizo falta un poquito más de dramatismo, un poquito más de descripción de lo que pasaba por la ya destrozada mente del pobre Garraty antes de simplemente echarse a correr a su inevitable muerte. Porque eso es lo que yo pude interpretar, que Ray pierde por completo la cordura y se echará a correr sin poder alcanzar al fantasma oscuro frente a él hasta caer muerto de cansancio, literalmente.

En fin, que para haber sido mi primer libro de Stephen King quedé espléndidamente satisfecha. Es un libro adictivo, perturbador, intenso, no me aburrió en ningún momento y hasta tiene unos ligerísimos toques de humor, así que se va directo a mi lista de imprescindibles.


Puntuación.

Tal vez sea mi debilidad por las historias de supervivencia, pero éste libro se lleva sus buenos cuatro conejos y medio.

9-5

Anuncios

4 comentarios en “La Larga Marcha

  1. Vannert dijo:

    Stephen King también es uno de mis escritores favoritos. Por ahora deje de leer al maestro King porque necesitaba expandir mi armario de otros autores (tengo 6 libros del maestro). Creo que si me hubiera encontrado “La larga marcha” en los vastos anaqueles en la época de mi “fanatismo”, creo que sería el séptimo sin dudarlo.
    Un abrazo :D

    Le gusta a 1 persona

    • mishusina dijo:

      ¡Seis libros! Yo apenas estoy con el segundo (Misery ) y me está resultando muy perturbante XD
      Si tienes una recomendación para mí será más que bienvenida.
      Muchas gracias por pasarte, abrazo para ti también ;)

      Me gusta

    • Vannert dijo:

      Misery fue mi ultimo, fue Exquisito. Si tienes tiempo para leer a gusto (no época de parciales o pruebas de estado) te recomiendo “It”, es genial, pero si quieres algo más corto y delicioso, te recomiendo el resplandor. De allí puedes seguir experimentando con cada titulo :)

      Le gusta a 1 persona

Comenta y haz feliz a un conejo bebé

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s