Detroit Metal City

Johannes Krauser II es el aterrador y despiadado vocalista/guitarrista de la banda de death metal más popular de todo Japón; en poco tiempo su nombre se ha transformado en leyenda debido a la gran cantidad de atroces rumores que circulan a su alrededor y bajo su liderazgo la banda promete ser uno de los mayores exponentes del metal a nivel mundial.

Lo que el mundo no sabe es que Krauser en realidad es Soichi Negima, un cándido y sensitivo joven campirano que viajó a Tokio para perseguir su sueño de convertirse en una estrella del pop. Los crueles azares del destino le llevaron a formar parte de Detroit Metal City, una banda que contradice todo lo que el muchacho siempre deseó y se verá obligado a llevar una contrastante doble vida mientras intenta que nadie averigüe la verdadera identidad de Krauser.


  • Título: Detroit Metal City
  • Género: Comedia, música, parodia
  • Demografía: Seinen
  • Staff: Kiminori Wakasugi (guión), Hiroshi Nagahama (dirección)
  • Año de emisión: 2008
  • Estudio: Studio 4°C
  • Episodios: 12 OVAS de 13 minutos c/u

Estoy a punto de volver a mi hermana famosa en este espacio por mencionarla tanto, pero a veces uno tiene que morderse la lengua y admitir que a momentos los hermanos menores tienen más influencia en nuestra vida que nosotros los mayores en las suyas (¿o sólo es mi caso?). Así pues, cuando la gente me ve con los audífonos puestos y me los quitan (algunos creen que tienen el derecho de molestarte cuando se es tan endemoniadamente bajita) se sorprenden al notar que estoy escuchando algo de Paradise Lost o Sopor Aeternus porque “no van conmigo”, a quienes nunca habría conocido de no ser por mi hermanita.

Lo mismo va para esta serie, de la que debo partir advirtiendo un par de cosas. La primera es que cuenta con una generosa dotación de palabras malsonantes, obscenidades, irreverencias y humor guarro. La segunda es que recomiendo tener el número de un médico cerca porque es casi seguro que la mandíbula se les dislocará de risa.

Detroit Metal City nació en el 2005 como un manga creado por Kiminori Wakasugi publicado en la revista Young Animal (encargada de imprimir historias con contenido más bien adulto); aunque no fue sino hasta 2008 que consiguió una adaptación animada en formato OVA y una película live action. Ambas son considerablemente fieles a la obra original tanto en diseño de personajes como en argumento, pero cuando en una historia la música juega un papel tan importante como la que nos presentan aquí, siempre vale la pena echar una buena mirada a sus adaptaciones solo por el apartado sonoro.

La trama sigue las desventuras de Soichi, un dulce muchacho provinciano que viajó a Tokio con la esperanza de convertirse en una estrella del pop como los grupos suecos (tipo ABBA) que él tanto admira. Sin embargo el único trabajo que se consigue es en una banda de death metal que termina por hacer sus sueños trizas; DMC (el nombre de la banda abreviado) cosecha un éxito desmedido en poco tiempo y por mucho que deteste esa música, el amable corazón de Soichi no le permite decepcionar a sus enloquecidos admiradores, de modo que se verá obligado a transformarse en Johannes Krauser II y componer canciones sobre asesinatos y violaciones para las que, muy a su pesar, tiene un asombroso talento.

Soichi vs. Krauser

Aún así, Krauser representa todo aquello que Soichi siempre ha querido evitar, por lo que intentará a toda costa impedir que alguien sepa sobre su “otra identidad” mientras procura ser un buen chico frente a su familia, amigos y la chica que le gusta, todo sin abandonar sus sueños de ser un cantante de baladas pop algún día. Claro que no hay que olvidar que Krauser vive dentro de él y la mayoría de las veces (si no es que todas) es el agresivo vocalista de metal quien se sale con la suya como si de una especie de posesión demoniaca se tratase.

Pese a que la historia se centra en su totalidad en la antítesis entre Soichi y Krauser hay numerosos personajes secundarios que, aunque carecen de cierta profundidad y desarrollo, son indudablemente memorables.

Por un lado están los otros integrantes de la banda, los únicos que conocen la verdadera personalidad de Krauser; Jagi, el bajista, es un fanático del glam que ve en DMC la oportunidad de alcanzar la fama; Camus, el baterista, es un antisocial y el único miembro que verdaderamente disfruta del género; el Cerdo Capitalista es un sadomasoquista que se presta como “utilería” en los conciertos, mientras que la manager es una acérrima metalera que obliga a Soichi a sacar ese lado destructivo y violento que le da vida a DMC. Al otro extremo de la balanza está Yuri Aikawa, la afable joven dueña del corazón del protagonista y la principal víctima de las apariciones fortuitas de Krauser. Por último, pero no menos importantes, están los fans (jamás subestimen el poder de los fans), que adoran devotamente a Krauser y todo lo que representa para ellos.

Para los más conocedores, salta a la vista que tanto la imagen como el nombre de DMC emergen directamente de la icónica banda estadounidense KISS y su canción Detroit Rock City. No obstante, además de parodiar a este grupo, el trasfondo de la serie es una desternillante crítica a la industria musical y los mitos que circulan al rededor de ella y sus rockstars, pues aunque exista mucho amor a la música por parte de los artistas (aunque este sea un caso de amor-odio), ésta no deja de ser un negocio y ellos una imagen pública que cuanta más controversia genere, mejor se vende.

En cierto modo esta serie puede considerarse un bizarro slice of life y los capítulos no tienen mucha continuidad unos con otros, sin embargo esto no compromete en lo más mínimo la hilarante evolución de Soichi y su inestable relación entre su banda y su vida diaria.

La animación es sumamente elemental. Fluida, con trazos sencillos y tonos ligeramente apagados; nada del otro mundo, aunque no por ello la calidad es mala. Por otro lado la banda sonora le supondrá una grata sorpresa a los amantes de la música heavy; si bien la serie considera a DMC como una banda de death metal, en realidad está a unos cuantos peldaños de tener un estilo tan oscuro (bueno, en mi opinión; tampoco soy una experta) y también cuenta con uno que otro tema j-pop, así que hay música para todos los gustos.

Tropezando con estilo

Cabe destacar que Satsugai y Amai Koibito (el opening y el ending respectivamente) representan la formidable dualidad entre Soichi y Krauser, pues ahí en donde en op es el tema más famoso de DMC, el ed es la empalagosa canción con la que Soichi espera triunfar en el mundo del pop.

En cuanto a la adaptación cinematográfica, estrenada casi a la par que sus OVAS, si bien tiene unas pequeñísimas diferencias respecto a la obra original, se merece una mención por ser uno de los pocos live action que una servidora ha encontrado “a la altura de su serie” (vamos, uno se ríe igual); y para convencerlos de darle una oportunidad, este filme cuenta con la participación de Kenichi Matsuyama (L en la película Death Note) y del mismísimo Gene Simmons.


En fin, Detroit Metal City es una reverenda genialidad en cuanto a parodia se refiere; las carcajadas están garantizadas y no hace falta ser necesariamente un adepto del metal para disfrutar de la comedia de esta fantabulosa serie; es más, los capítulos son tan cortos que al final a uno le quedan unas apabullantes ganas de más. Les aseguro que no se arrepentirán.

KRAUSER-SAMA!!! ♡

Anuncios

9 comentarios en “Detroit Metal City

  1. imstreiker dijo:

    Habia escuchado sobre este anime, pero me pareció bastante bizarro por lo que pasé de el, realmente no se el porque si soy un fan del dead metal (así ese bien brutal pue) quizás no es el tipo de animé que acostumbro a consumir por lo cual su imagen no me provocó nada del otro mundo, aun que se ve bastante divertido como para ver un capítulo por día o cosas de ese estilo xd
    Yo creo que lo vere de una manera bastante casual para pasar el rato xd
    Saludos! 😊
    Pd: PERO QUE ES ESTA GRAN BASURAAAAAA! MANCHANDO EL NOMBRE DEL VLAK METAL lml EZTO EZ UNA OFENZA PARA LAH MUSIK SATANIKA KOMO CE LEZ OKURRE ASER TAL ABERASION DE LA UMANIDAH LOH JINETEZ DEL APOKALICSIS KERAN SOVRE IL KREADOR DE EZTA KOZA! (Me doy cancer al leer esto, realmente es bastante difícil escribir mal 😂)

    Le gusta a 1 persona

    • mishusina dijo:

      Wow, y además fue un gran párrafo jaja. Tal vez deberíamos dejar esto del hater más que nada por tu salud XD
      Y sobre la serie, pues música así de brutal no es, a pesar del aspecto de la banda, pero igual vale la pena, y me parece perfecto que veas un capítulo ocasional (son muy cortos y no te quitarán mucho tiempo), aunque es probable que una vez que lo veas te quieras seguir con otro, se vuelve casi adictivo :P
      ¡Muchas gracias por pasarte! Y por el esfuerzo de escribir (jo, se ve que cuesta XD) Un saludote ;)

      Le gusta a 1 persona

  2. Vannert dijo:

    Hey Lady, volvió tu fan (¿o es al revés?)
    Vi DMC hace como un año. ¡Me encanto!
    Fue hilarante, especialmente la batalla de banda entre Soichi y la Punk esa (no me acuerdo de su nombre). Las canciones pegaron muy bien, lo máximo.
    Pero lo malo es que me aburrió el manga con esas extensión absurda de la historia. Bueno, no lo deje después de los 20 primeros, fue casi en el 80/90 (no me acuerdo :P). Creo que el manga es un ejemplo de lo que pasa cuando se extiende una historia sin que el personaje se transforme o algo así. (estoy escribiendo desde la 1 de la mañana y no sé si lo hago bien D:)
    Con la critica de la industria del Rock, me acuerdo esa bella época escolar cuando todos los chicos de 4to, 5to y 6to sabían de la existencia de Marilyn Manson. Deux, me acuerdo que todos hablábamos de los rumores que salían por allí de ese tipo, (que se saco las costillas para hacerse una oral el mismo, el ojo azul se lo implanto de no sé quien, que no tenia genero por una portada ambigua que trajo uno de nuestro grupo). Ese tipo nos daba mala espina. Claro que eso es por la edad y ahora que veo el video “beautiful people” solo veo cosas raras que me dan hasta gracia.
    Jejeje un abrazo!!!

    Le gusta a 2 personas

    • mishusina dijo:

      Jaja, pues a estas alturas ya no sé quién es el fan o el pobre que lo sufre XD
      Las batallas de música fueron épicas, la que yo disfruté más fue la batalla final por el título del Emperador del Metal.
      Del manga solo pude encontrar los primeros capítulos y eran prácticamente iguales a la serie, pero entiendo que se volviera monótono al ver siempre lo mismo (aunque por o que veo lo aguantaste bastante). Aún así creo que lo buscaré para saber si en algún momento el chico cumple su sueño de ser estrella del pop.
      ¡Y Marylin Manson! Fue todo un tema en su momento; como yo estudiaba en escuela católica incluso había juntas de padres para impedir que los “tiernos niños” cayeran en sus satánicas garras, aunque por llevar la contra casi todos lo escuchábamos a escondidas XD. Lo malo es que después de DMC ya no me creo tan fácil lo que se dice de los rockstars, como el caso de Anna Varney, que es tan oscuro y misterioso que ni siquiera concede entrevistas en vivo, pero ahora no dejo de imaginar que es un padre de familia adicto al crochet :P
      ¡Un abrazo, Vannert!

      Le gusta a 1 persona

    • mishusina dijo:

      ¡Metalocalypse! Aunque no eran los más brillantes tenían muuuy buenas puntadas, pero creo que se quedan cortos contra Detroit Metal City, ya me dirás si no te queda un dolor de costillas después XD
      ¡Muchas gracias por pasarte! Que estés muy bien.

      Me gusta

Comenta y haz feliz a un conejo bebé

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s