Abril Retro Vol. IV

Finalmente llegó la última de las cucharadas de nostalgia que a la madriguera le dio por repartir este mes. Sé que han sido bastantes, pero descuiden, que justo hoy celebramos por acá el Día del Niño, así que a partir de mañana dejaré de bombardearlos con tanta añoranza y series de la infancia. Y claro, si es la primera vez que escuchan de Abril Retro y quieren saber más, no duden en pasarse por aquí, por aquí y por acá también.

Pero antes que otra cosa suceda, de nuevo debo disculparme ¿Y ahora por qué? Bien, a pesar de haber probado numerosos remedios, parece que el señor insomnio todavía no quiere dejarme en paz y por lo mismo he estado un poco menos espabilada que de costumbre, y por si fuera poco, como mi computadora pasó a mejor vida me he visto obligada a depender únicamente de mi tablet para estar al pendiente de la madriguera. Pues bien, ya fuese por la falta de sueño o porque aún no entiendo del todo cómo rayos funciona WordPress desde la condenada tablet, ésta misma entrada fue publicada hace un par de horas ¡Sin estar terminada!

Seguir leyendo

Abril Retro Vol. III

A riesgo de aburrir a más de uno con tanta nostalgia, aquí llega la tercera y penúltima parte de la recién nombrada sección (al parecer aquí las secciones son consideradas como tal mucho después de nacer) Abril Retro, cuyas predecesoras pueden encontrar aquí y aquí. Nunca imaginé que estas entradas fuesen a gustar tanto, así que millones de gracias a todos los que se han pasado a leer los volúmenes anteriores.

Seguir leyendo

Abril Retro Vol. II

Entiendo si varios de ustedes (ejem, Kenshiro, ejem) empiezan a temer el fin del mundo por esta lluvia de entradas continuas tan poco comunes en la madriguera, pero pese a que mi tiempo libre ya no es tanto como a principios de mes, les quiero dejar aquí otra pequeña dosis de nostalgia para el niño que todos llevamos dentro (por alguna razón, detesto esa frase). En caso de que  la curiosidad les quite el sueño, aquí pueden ver la primera parte.

Seguir leyendo

Abril Retro

Sí, a mí también me parece raro publicar entradas tan seguido, pero mis días de descanso están por terminar y quiero aprovecharlos para devolverle un poco la vida que tanto le ha hecho falta a la madriguera.

Me gusta suponer que a muchos de nosotros el mes de abril tiende a hacernos pensar en la primavera en todo su esplendor; cielos azules, frondosos árboles y flores multicolores brotando en cada rincón. Pero para los mexicanos este mes no es solo para disfrutar la primavera, sino para los niños.

Seguir leyendo

Bros before waifus

Ya nos cayó Deadpool el día de San Valentín encima; el amor flota en el aire, todo huele a chocolate, hay flores en cada esquina y cuando nos encontramos con tantos corazones rosados a diestra y siniestra hasta nos preguntamos si no nos habrán adulterado el café de la mañana. En fin, ya sea que lo amemos u lo odiemos, ya sea que estemos solos o (dios lo quiera) bien acompañados, el día de hoy en todo lo que uno puede pensar es en el romance.

Sin embargo los que se pasan por aquí con regularidad ya deben de haber notado que en la madriguera los temas demasiado pastelosos nos dan un poquito de repuls (jo, ¿la amargada no vino?); de modo que, para no desaprovechar tan esperada fecha sin morir en el intento, al romance vamos a agregarle una B.

Porque no es solo amor lo que se celebra este día.
Seguir leyendo

There she is!!

¡Primera entrada del año! Tengo que reconocer que admiro a todos aquellos que se han dado tiempo de colgar una entrada en estas fechas; a mí el final de las vacaciones me sentó fatal y me dejó sin ánimos de ver o leer nada (no, la verdad es que fue pura flojera), pero bueno, aunque no soy muy buena cumpliendo propósitos me esforzaré para ser un poco más constante en este espacio, y aunque parezca ya un disco rayado quiero agradecer una vez más a todos los que se dan un tiempo para visitar la madriguera.

En fin, pasemos a lo importante (?). Resulta que hace poco uno de mis amigos utilizó una expresión de lo más peculiar cuando le dije que me sería imposible asistir a su fiesta de cumpleaños: “Me la voy a pasar como Doki esperando a Nabi”, y al ver que yo no tenía ni la más remota idea de lo que me estaba hablando, se escandalizó. De verdad se escandalizó. “¡¿Cómo puede ser que no conozcas a Doki y Nabi?!”. Acto seguido sacó su teléfono y se apresuró a enviarme un enlace de youtube para que dejara de vivir en la ignorancia.

Seguir leyendo