Rosa de Japón

No sé si a la mayoría le pase, pero para mí el tema de la guerra suele ser bastante escabroso y despierta mi vena sensible. Supongo que puedo tolerarla más cuando se trata de ficción, pero cualquier historia basada en una guerra de la vida real tiende a dejarme despierta por las noches por lo mucho que me hace reflexionar, en especial cuando se trata de la SGM. Libros como Los hornos de Hitler o mangas del tipo de Hadashi no Gen, si bien me parecen lecturas imprescindibles, no me atrevería a aventurarme con ellas una segunda vez por lo afectada que me dejaron.

Por lo mismo, estuve bastante renuente a leerme Rosa de Japón a pesar de las constantes insistencias de mi hermana, quien lo consideró uno de los pocos que han conseguido provocarle un nudo en la garganta  (y ella tiene corazón de piedra); de modo que, aunque no me gusta sufrir, terminé por hacer un trato: ella se leería una recomendación mía y yo una suya.

Seguir leyendo

Anuncios

De vez en cuando, aquí y allá

Me lleva… parece que lo único que hago últimamente es disculparme por la ausencia, pero digamos que mi año nuevo inició con el pie equivocado y apenas se está enderezando; y aunque podría comenzar explicando las mil y una razones por las que no he podido pasarme por aquí (en especial me pegó bastante el fallecimiento de mi querida amiga y compañera de aventuras: mi laptop) todos sabemos que en realidad eso a nadie le importa. No obstante, sí que quisiera deshacerme en disculpas again y de nuevo agradecer a todos los que aún guardan en la memoria este pobre y olvidado espacio.

Pero bueno, dejemos las disculpas de lado y movámonos a lo bueno, y cuando digo bueno me refiero a algo verdaderamente bueno. Es más, si tuviera que hacer una lista de los diez mejores animes infravalorados, el que les presento hoy definitivamente se alzaría con el primer puesto.

Seguir leyendo